La Creu de Conca, escaparate de la cocina valenciana

 

La Crítica

La Creu de Conca, escaparate de la cocina valenciana

El restaurante próximo a L'Albufera ofrece una amplia carta en croquetas, arroces, postres y vinos de la tierra

Daniel Orient, propietario de la Creu de Conca (Pinedo), un establecimiento muy próximo a L´Albufera valenciana ofrece lo que mejor sabe hacer; un consistente recetario valenciano.

Y lo hace desde ese conocimiento que le proporciona su experiencia profesional, relacionada desde hace años con la cocina y la restauración.
Desde el inicio, los platos que nos ofrece su carta exhalan regionalismo culinario, y lo hacen desde hechuras caseras, una cuestión fundamental si se quiere mantener una actitud real y fidedigna.

Sus croquetas de bacalao saben de verdad a bacalao. Y sus hebras, desaladas en su justa medida hacen que cada bocado sea una delicia. Una sensación que también se alcanza con la titaina, un guiso muy de la huerta valenciana de tomate, piñones, pimiento y tonyina. O el espencat de llisa. Otro plato que figura en su carta, y que se ofrece en muy pocos locales. Este plato se elabora con cebolla, pimiento y berenjena horneados, y que en cocina se les da el último toque con llisa desmigada, haciéndolo muy suculento.

Como pueden observar, los ingredientes con los qué están elaborados estos platos, los encontramos en la cercana huerta valenciana. Al igual que el arroz, otra de las especialidades de la casa.

Daniel cuida su cocina, y la oferta de arroces que nos ofrece es consistente y por supuesto variada, dándole al arroz un buen punto de consistencia y sabor. En muchas ocasiones ha ofrecido a sus clientes arroces con ingredientes tan insólitos como el jabalí. Pero su base se nutre en los clásicos, aunque ello no es óbice para conocer arroces tan singulares como el de hígados con costillas, o un arroz de lubina o dorada (por encargo).

En el apartado de postres, también mantiene esa impronta regionalista, con dulces tan nuestros como el flan de naranja, el arnadí, el flan de queso o la crema de higos (soberbia).

Su bodega es amplia y los precios que rodean a los vinos son muy interesantes, gracias a esta inteligente política se puede disfrutar de su buena cocina y acompañarla del vino que se desee. Una actitud muy profesional, al igual que todo lo que rodea a La Creu de Conca; sin duda Daniel es un excelente hostelero.