`Summer Ale´, cervezas veraniegas

 

Fermentando Malta

`Summer Ale´, cervezas veraniegas

Un inesperado verano caluroso inglés hizo nacer este estilo cervecero

 Chema Ferrer
En 1995, buena parte de Inglaterra sufrió un verano atípico, con altas temperaturas que no daban prórroga, un día tras otro. El consumo de cervezas convencionales, empezando por las ‘cask ale’ servidas en los tradicionales pubs, cayeron en picado. Los hosteleros mantenían su costumbre de servirla a temperatura ambiente, mientras la cantidad de pintas servidas descendían dramáticamente. Los productores cerveceros empezaron a reaccionar, sirviendo otro tipo de cervezas, como las lager, más ligeras y óptimas para su servicio a bajas temperaturas. Pero el problema era que ni el hostelero ni las propias cerveceras tenían una cadena de frío suficientemente extendida para hacerlas servir. El problema se solventó la temporada siguiente, creando una amplia oferta de cervezas capaces de satisfacer al consumidor en época veraniega, así nacieron las ‘summer ale’. Los requisitos básicos para que una cerveza sea idónea para el verano son tres: una baja graduación alcohólica, en torno a los 4º; que sea al paladar tal y como los británicos lo definen en el término `drinkability´, fácil de beber, bebible; por último, la temperatura de servicio, como mucho ocho grados Celsius. Un aspecto importante fue el aumento del lúpulo añadido en su preparación, pero con la salvedad que hubo que incorporar nuevos lúpulos, menos astringentes y amargosos y más frutales y cítricos. Este estilo tenía un precedente, las cervezas belgas tipo `saison´, fermentadas en la región de Hainaut durante el invierno para que estuvieran listas para consumir durante las largas jornadas de labores agrícolas estivales. Las ‘helles’ bávaras, las frutales ‘kölsch’ de Colonia y sobre todo las cervezas de trigo de tradición alemana ‘weizen’, cítricas, especiadas y de gran carbonatación; muy refrescantes, vamos.
 
Valencianas de verano
Para los valencianos el concepto de verano es aplicable durante buena parte del año. Algunas de las cerveceras autóctonas preparan cervezas específicas y otras iniciaron su trabajo fermentando cervezas con este perfil. La cervecera Alegría, en su tap-room de Masanassa, prepara su propia ‘saison’; Tyris sacó la Lemonzilla, cerveza con limones de las huertas valencianas y que además de embotellarlas te las sirven en su Tyris on Tap de Valencia; La Rubia de Birra & Blues o la Taipan Pilsner de los de Ophidian Brewing Company de Náquera. Indiscutible, la cerveza de trigo de la Galana, la nº 1 en concreto. Me dejo muchas otras en el tintero, no me lo tengáis en cuenta.
 

TAGS RELACIONADOS